Miel

Sustancia natural alimentaria de sabor dulce, producida por las abejas del genero Apis Mellifera a partir del néctar de las flores o de las secreciones de las partes vivas de algunas plantas. Las abejas recolectan el néctar y lo transforman al mezclarlo con sustancias propias (enzimas); esta mezcla es almacenada en los panales de la colmena donde, después de un periodo de maduración, se obtiene la miel.

—————————————————————————————————————-

Dependiendo de la variedad de las flores, la miel ofrece diferentes componentes. Destacan los azúcares, ácidos orgánicos (cítrico, láctico, fosfórico…), vitaminas (C, B1, B2, B3, B5), ácido fólico, minerales (fósforo, calcio, magnesio, silicio, hierro, manganeso, yodo, zinc, oro y plata), aminoácidos esenciales, esteroles, fosfolipidos, flavonoides, polifenoles y enzimas.

Fuente de energía

Favorece la producción de energía por su gran aporte en azúcares, entre un 75-80 por ciento, de los cuales el 70 por ciento son glucosa y fructosa, dos monosacáridos que se absorben con rapidez en la mucosa intestinal y que proporcionan energía en pocos minutos. Gracias a esto y a su riqueza en macro y micronutrientes, es un alimento ideal para aquellas personas anémicas o convalecientes que necesitan una ayuda extra para recobrar la vitalidad. A su vez, ayuda al organismo a restablecer su ritmo de actividad habitual y mejora el riego coronario al aportar energía a la musculatura cardiaca, y favoreciendo la producción de fosfatos orgánicos.

Saludable para todos

100 gramos de miel aportan unas 300 calorías, se recomienda especialmente a personas que precisan una dosis adicional de energía, deportistas, niños en etapa escolar, personas mayores, trabajadores que realizan un esfuerzo físico, los que tienen una fuerte carga intelectual o los que quieren hacer una dieta para aumentar peso.

En cantidades moderadas (unos 10 gramos/día), pueden tomarla quienes realizan una dieta de adelgazamiento, puesto que no supone un gran aumento calórico y es más saludable que el azúcar común. Los diabéticos también pueden incluirla en su dieta, siempre y cuando equilibren las raciones de azúcares con las dosis de insulina. No es recomendable para los bebés.

Es recomendable comprar mieles producidas de forma artesanal y descartar las industriales.

DIFERENTES MIELES – DIFERENTES PROPIEDADES

En defensa de la miel dire que todas son buenas y con  inmejorables propiedades. Pero debemos consumir la miel que necesitamos, por ello aparte de mirar el color, el precio o la procedencia, debemos valorar los aportes terapéuticos:

Elige la correcta para ti:

De romero: es tonificante, expectorante y favorece el funcionamiento hepático.

De tomillo: es antiséptica y digestiva.

De espliego: es sedante y expectorante.

De bosque o encina: es ideal para el asma y la bronquitis.

De azahar: goza de efectos sedantes y conciliadores del sueño.

De eucaliptus: está indicada para tratar catarros y gripes.

De brezo: es rica en hierro e ideal para las anemias.

De espliego: tiene propiedades tónicas y antiinflamatorias que alivian la tos y la laringitis.